GRINDIN' #59 ALEESHA

💥 GRINDIN’ #59 ft. Aleesha

En el GRINDIN' #59, Jon García se sienta a charlar con Aleesha sobre la palabra "infravalorada", la nueva moda de Operación Triunfo, su carrera en Miami...

https://youtu.be/XTp324l5B2Y?si=cMJPLClmbrwQ3YZr

https://youtu.be/xzVJi2mniUA?si=xuo0p-beJOLQrYqC


GRINDIN' #57 MERINA GRIS

💥 GRINDIN’ #57 ft. Merina Gris

En el GRINDIN' #57, Jon García se sienta a charlar con Merina Gris sobre por qué ocultan sus rostros, militancia política, invertir dinero en la música...

https://youtu.be/EdV-agmzVhk?si=JfyyM33HqYekMV0F

https://youtu.be/zEO8bqK4fx0?si=lUc6h0v07Er35ZaN

https://open.spotify.com/episode/364B6XvwenF0brXaLdD0h0?si=6d1599637fa2494f


GRINDIN' #56 GENÍS PENA

💥 GRINDIN’ #56 ft. Genís Pena

En el GRINDIN' #55, Jon García se sienta a charlar con Genís Pena sobre las Gallery Sessions y su trabajo en Primavera Sound, la sesión de Morad y adidas...

https://youtu.be/2z4TMKXqq6c?si=qMMGbp5j-gao60QS

https://youtu.be/rb39T55HNmk?si=lVvsxaihUhUpKPyy

https://open.spotify.com/episode/6L0AkHF4VDgH1JCLCJAPUm?si=69f478a8a40f4a33


GRINDIN' #55 POCHI

💥 GRINDIN’ #55 ft. Pochi

En el GRINDIN' #55, Jon García se sienta a charlar con Pochi sobre abandonar el consumo de drogas, cambiar el rol artístico, el peligro del dinero...


GRINDIN' #54 NOVATO

💥 GRINDIN’ #54 ft. Novato

En el GRINDIN' #54, Jon García se sienta a charlar con Novato sobre descubrir sonidos, traer el Auto-Tune, la importancia del Dancehall y Bad Gyal...

 


GRINDIN' #46 ÉREBO

💥 GRINDIN’ #46 ft. Érebo & Gabri Mozo

En el GRINDIN' #46, Jon García se sienta a charlar con Érebo & Gabri Mozo sobre su EP conjunto 'Tabú', asociar la figura artística a la persona, conocer a Ben Yart...

https://youtu.be/zncI01sQcjU?si=1Vm85Q2Cz7WuKVzH

https://youtu.be/tnXOSf3NIeI?si=QBT0id_z2HwlTP5h

https://open.spotify.com/episode/7kekJiZrmdzEiwh4S3J0V6?si=056958c6d1a04f43


GRINDIN' #45 Oddliquor

💥 GRINDIN’ #45 ft. Oddliquor

En el GRINDIN' #45, Jon García se sienta a charlar con Oddliquor sobre mantener un perfil lowkey, dar la mano a los emergentes, el precio de las entradas...

https://youtu.be/5FKj3umWapk?si=LdWmOXLBpy5D-28d

https://youtu.be/7_eZPIyJ1qE?si=sheuDqAE8kiH4NEW

https://open.spotify.com/episode/3aJMwrzTWuYX3OmA1OBWCx?si=596dd6149afb4e41


GRINDIN' #44 VATOCHOLO

💥 GRINDIN’ #44 ft. Vatocholo

En el GRINDIN' #44, Jon García se sienta a charlar con Vatocholo sobre los corridos tumbados, los beefs como promoción...

https://youtu.be/9eMY1JxI57U?si=YMcAoW_Zm4be-nIO

https://youtu.be/hFHHwKTDgJA?si=KxwpPSo5SllMO7nK

https://open.spotify.com/episode/3a1m981L0YfbYau706oO39?si=ac0f70bc02af4f75


Reportaje: Paralelismos entre las expresiones artísticas de Jackson Pollock y Cecilio G

Reportaje de Sara Doce para GRINDIN’

Aunque Jackson Pollock y Cecilio G son artistas de diferentes épocas y expresaron su arte por medio de diferentes vías, puesto que el primero fue un artista expresionista abstracto y el segundo un artista musical reconocido por su música caótica, hay bastantes paralelismos más de los que se pueden presuponer a simple vista, aunque cada uno en su propio contexto.

Innovación en su arte

Tanto Pollock como Cecilio G son conocidos por su innovación en su respectivo campo artístico. Pollock revolucionó la pintura moderna con su técnica de «dripping» (goteo), que consistía en salpicar pintura sobre la tela en lugar de aplicarla con pinceladas convencionales.

Pollock utilizaba grandes lienzos colocados en el suelo y se movía alrededor de ellos, dejando caer y lanzando la pintura de forma aleatoria y controlada sobre la superficie. A menudo, también utilizaba otros objetos, como palos o espátulas, para manipular y extender la pintura.

El resultado de la técnica de «dripping» es una obra que parece caótica e improvisada, pero que también tiene un sentido de unidad y equilibrio. Los críticos de arte han interpretado las obras de Pollock como una expresión de la energía y el movimiento de la vida moderna, así como de la subjetividad del artista y su proceso creativo. Esta técnica se ha convertido en una de las marcas distintivas del arte de Jackson Pollock y ha influido en muchos artistas posteriores.

Cecilio G, por su parte, ha sido aclamado por su innovación en el rap español, fusionando géneros y experimentando con diferentes estilos. Dio sus primeros pasos en el mundo del graffiti y del freestyle con 14 años, con el apodo de Punky Negro.

En sus letras, Cecilio G ha explorado temas como la ansiedad, la depresión, la soledad y la muerte, así como su propia vida y experiencias personales. Lo que en consecuencia le dio un gran impulso a esa faceta de artista innovador, sin establecer límites entre géneros y dejando de lado la actitud de flexeo que imperaba en los artistas de la época.

Libertad creativa

Ambos artistas se han caracterizado por tener una gran libertad creativa en su trabajo. Comenzando por Pollock, fue uno de los pioneros del expresionismo abstracto, que permitía a los artistas expresar sus emociones y sentimientos de manera libre y sin restricciones. Para el arte moderno, los procesos artísticos deben incluir técnica y espectáculo tecnológico.

Los artistas contemporáneos demuestran su arte en su apariencia, entonces no podrán confiar en la destreza manual de quien los hace. El concepto de la calidad queda relegado a nuevas posibilidades en la práctica artística. La obra no pretende definirse por cualidades estéticas. Por ejemplo, en lo que a objetos se refiere, los urinarios de Duchamp, no serían mejor arte incluyendo uno de mejor calidad.

El trabajo impecable ya no es determinante en esta nueva fase del arte, pero la creación artística no desaparece, hasta cierto punto todo es un proceso creativo y siempre es necesario, solo que ya no responde específicamente a habilidades técnicas, que tal vez ni siquiera incluyen preparación como los "Redy-made" del anteriormente mencionado Duchamp.

Jackson Pollock fue uno de los grandes precursores de las vanguardias artísticas de la segunda mitad del siglo 20, con sus cuadros reivindicando el arte en la acción y en la propia figura del artista. Esto fue una actitud muy innovadora y queda en manifiesto que se liberó de todos los moldes pre-establecidos.

Con respecto a Cecilio G, también ha sido reconocido por su estilo libre y personal, que a menudo se aparta de las convenciones del rap español. Fue miembro fundador de la banda PXXR GVNG y uno de los precursores de la escena trap española entre los años 2012 y 2013. Sin embargo, dejó el grupo poco después debido a una pelea y diferencias personales, aunque el nombre fue pensado por Cecilio G y se mantuvo.

Posteriormente, «Yonosoytupadre», un proyecto de cinco canciones que el propio artista bautizó como «suicidio comercial» porque no contenía rap, fue lanzado en julio de 2018. Según Gonzalo Herrera, de la revista digital Vice, fue el mejor disco punk de ese año, con guitarra, bajo y batería, no punk en un sentido metafórico de «el trap es el nuevo punk». En una época en la que todo el mundo va hacia lo urbano, lo latino, los samplers y demás, que un artista que estaba en la cresta de la ola se diera la vuelta para recuperar los instrumentos musicales supuso una jugada muy rupturista.

Uno de los que más ha analizado su figura, en su libro «El trap. Filosofía millennial para la crisis en España», es el filósofo Ernesto Castro. Consideró a Cecilio G inclasificable y desclasificado, el artista más singular e irrepetible de la escena urbana. Conclusión en la línea del crítico de arte Clement Greenberg, uno de los primeros en reconocer la importancia de la obra de Pollock y en promoverla en el ámbito artístico. Greenberg escribió extensamente sobre el trabajo de Pollock y lo presentó en exposiciones importantes en la década de 1950.

Impacto cultural

Por otra parte, Pollock y Cecilio G han tenido un impacto cultural significativo en sus respectivas disciplinas. Pollock es considerado uno de los artistas más influyentes del siglo XX, y su obra ha sido objeto de numerosas exposiciones y estudios. Cecilio G ha sido uno de los artistas más destacados de la escena del rap español en los últimos años, y su música ha sido reconocida por su originalidad y calidad.

El impacto cultural de Jackson Pollock es incuestionable, ya que su obra ha influenciado significativamente la historia del arte y la cultura popular en todo el mundo. En primer lugar, Pollock es considerado uno de los principales exponentes del movimiento abstracto expresionista americano, que transformó la forma en que se concebía y se producía el arte en la posguerra.

El legado de Pollock también se extiende a la cultura popular, donde su estilo ha sido adoptado y parodiado en múltiples ocasiones. Por ejemplo, su técnica de salpicaduras se ha utilizado en la producción de portadas de discos, carteles de películas, ropa, y otros elementos del diseño gráfico y de moda.

Se puede sacar en claro que el impacto cultural de Jackson Pollock es profundo y duradero, ya que su obra ha influido en la forma en que pensamos sobre el arte, la creatividad y la experiencia humana en general.

Reparando en el impacto cultural de Cecilio G, cabe mencionar que la crisis económica de 2008 y la precariedad laboral que la siguió tuvieron un impacto directo en la juventud española, afectando sobre todo a jóvenes de clases humildes y a otros grupos sociales. La alta tasa de paro juvenil y la proliferación de contratos temporales son algunas de las consecuencias visibles de la crisis.

Sin embargo, a nivel cultural, la crisis y los recortes sociales dejaron una huella más profunda en los adolescentes españoles al exponer la falta de perspectivas sociales para su futuro. Los jóvenes socialmente excluidos, como los «canis» y las «chonis», fueron el germen del trap en España.

Partiendo de ese contexto, es indiscutible ver cómo una figura representativa del lado marginado de la sociedad, como es el propio Cecilio, consigue triunfar cantando sus penas e influye directamente en la percepción de los jóvenes sobre el éxito y la conciencia de clases. Además, sus canciones y su actitud ante la vida, han influido en la forma en que los jóvenes se expresan y entienden la música.

Tragedias personales

Los dos artífices han sufrido tragedias personales que han tenido un gran impacto en su carrera. Una de las principales tragedias en la vida de Pollock fue la relación conflictiva que mantuvo con su padre, quien era alcohólico y abusivo. Esta relación tumultuosa tuvo un impacto profundo en la personalidad de Pollock y en su forma de interactuar con el mundo. Según algunos expertos, el goteo de pintura que caracteriza su obra puede ser interpretado como un intento de escapar de la figura paterna y de encontrar libertad en el proceso creativo.

Otra tragedia personal en la vida de Pollock fue su lucha contra el alcoholismo.

A lo largo de su vida, Pollock tuvo problemas de adicción al alcohol que afectaron negativamente su salud física y mental. Su alcoholismo también tuvo un impacto en su carrera artística, ya que su obra sufrió altibajos y momentos de estancamiento cuando se encontraba en períodos de abstinencia o en rehabilitación.

Además, la muerte de su padre en 1933 y el suicidio de su hermano mayor en 1938 también tuvieron un impacto significativo en la vida de Pollock y en su obra. Se cree que estos eventos lo llevaron a buscar nuevas formas de expresión en la pintura.

En cuanto al «poeta maldito del trap», en su trayectoria de vida el artista sufrió graves problemas de salud mental, su paso por la cárcel y la muerte de su padre cuando era niño. En 2018, ingresó en la prisión de Puig de les Basses por un delito de amenazas ocurrido en el metro de Barcelona en 2015 y un robo con fuerza en 2013. A pesar de estar en prisión, continuó su carrera musical y lanzó una nueva canción titulada «Hahahah». Salió de prisión en noviembre de ese mismo año y este acontecimiento marcó un punto de inflexión en su vida. En 2019, regresó a la música con fuerza lanzando tres mixtapes, siendo la más popular "Milion Dollar Baby".

En otras palabras, aunque Pollock y Cecilio G son artistas de diferentes épocas y medios, comparten ciertos paralelismos en su carrera artística, incluyendo su innovación en su respectivo campo artístico, la libertad creativa que los caracteriza, el impacto cultural en la sociedad cultural de cada quien y la lucha contra las tragedias personales.


Columna: Que el rap es de izquierdas no es debatible

Que el rap es de izquierdas no es debatible

Texto: Aldo Conway

"El rap ha sido siempre reivindicativo contra un sistema o stablishment, por ello la izquierda la reivindicaba. Ahora el stablishment es la izquierda y es lógico que surjan raperos contra eso. Esa es la noticia porque se sale de la norma". Esto lo dijo hace unos días el presidente de las Nuevas Generaciones del PP, Ignacio Dancausa, a colación de un fragmento de un videoclip de Jincho en el que ataca al colectivo trans. "Revolución cultural", decía. Bien.

De unos años a esta parte, la música Hip Hop, dentro de la que se encuentra el rap, está teniendo un éxito de enormes dimensiones a nivel mundial: Kanye West, Travis Scott, Lil Uzi Vert o Drake, son algunos de esos grandes nombres que lideran los tops mundiales de escuchas. Claro que, el rap de ahora no tiene demasiado que ver con el que se hacía antes. Hay muchísimo debate al respecto: ¿Es mejor, peor?, ¿Se ha desvirtuado la esencia?, ¿Debemos volvernos reaccionarios ante la evolución de un género musical que no tiene ni cien años de antigüedad?

Todas estas preguntas suscitan discusiones todos los días dentro de los foros y espacios comunes que compartimos muchos amantes de esta cultura. Es un debate más o menos sano. A veces se pierden las formas y se menosprecia la posición del otro, pero siempre existen puntos en común; muchos de ellos, van más allá de los gustos musicales de cada cual.

Suele haber más quorum en el fondo que en la forma. Esta cultura, a diferencia de otras, va ligada a una ideología. Guste más, o guste menos. Es música negra, una hija del soul, del blues y del jazz; prima del funk, hermana del R&B. En el metal, por ejemplo, existe una polarización muy fuerte: hay tantas bandas nazis como de extrema izquierda, hay bandas cristianas, bandas satánicas, bandas escocesas independentistas y bandas escocesas unionistas. En el rock, el espectro se inclina más a la derecha, aunque, como en el metal, hay de todo.

En el rap, no. Es importante tener en cuenta que, si digo que el rap está ligado a la izquierda, no estoy diciendo que si te flipa la Faenna tengas que votar a Podemos. Hablamos de valores. El Hip Hop se desarrolló como una cultura de combate, como un arma de los deprimidos barrios negros para denunciar la pobreza, el odio racial y la segregación: la voz del guetto. Una idea comunitaria, de apoyo mutuo; redes e infraestructuras alternativas que les permitían soslayar las barreras del sistema.

https://www.youtube.com/watch?v=4qRZ8Q5ap8E

Unos años en los que la dupla Reagan-Thatcher, en Estados Unidos y el Reino Unido, trataron de desmantelar mediante recortes y cambios profundos tomados en un espacio de tiempo muy corto toda la estructura pública del bienestar, lo que provocó una oleada de pobreza que no se veía desde las guerras mundiales.

La segregación racial que empezaba a superarse con las conquistas de derechos civiles en los sesenta y setenta dio paso a la segregación de clase, que aislaba a buena parte de las comunidades pobres de las grandes ciudades estadounidenses. La patria era el barrio y el Hip Hop ha sido, de iure, su folklore y su marca. De eso hace décadas, porque donde antes el mensaje tenía un peso mayor, ahora se presta más atención y cuidado al sonido.

Los productores han cobrado, por fin, el protagonismo que merecen y, a diferencia de muchos MC’s, ellos sí saben de música. Por eso se ha llegado a públicos que antes ni se soñaban. Decía Tote King en el programa de Risto Mejide, hace unos años, que teníamos "el tontipop en la radio a todas horas". La razón es sencilla de entender: melodías pegadizas, canciones alegres y artistas medio carismáticos era más de lo que necesitaba el público general.

https://www.youtube.com/watch?v=htCKMKFjVWM

Nos hemos vuelto exigentes. La música urbana -odio este término, pero lo utilizaré para aglutinar tanto el Hip Hop como el reggaeton y otros géneros del movimiento-, es ahora a donde todos miran cuando buscan referencias, musicales, creativas o estéticas. Dijo Trueno que "el rap es el nuevo rock’n’roll" y se armó un lío tremendo en Argentina. Pero tenía razón. La música se ha democratizado, casi toda en general, un buen micrófono, un portátil más o menos potente y una tarjeta de sonido de cuarenta pavos sirven para sacar un banger.

La accesibilidad y los referentes musicales han dado el empujón a que cientos y miles de chavales y chavalas se hayan lanzado a labrar una carrera musical. Y eso es bueno, pero tiene un inconveniente: es estadísticamente imposible que, de cada cuantos buenos, no salga un merluzo. Los de CPV o Gente Jodida salían en los noventa a apalizar nazis. La madre de Tupac, Afeni Shakur, fue una miembro destacada de los Panteras Negras. ‘Rap vs Racismo’ será un meme, una colabo naif y más tibia que una piscina infantil, pero es una muestra de por dónde van los tiros. Lo de rapear en mítines nazis viene de ahora.

https://youtu.be/kbMt-37oZwg?si=r3trj2srMUF8q-ZW

Porque serán muchas cosas, pero idiotas no. Serán cutres, burdos y maliciosos, pero no son tontos. Saben cuáles son los canales para acceder a ese nuevo público, no tan politizado, no tan escorado a la izquierda. Vemos pulseritas de Vox en conciertos de Delaossa, de Natos y Waor, de Ayax y Prok. No precisamente por acercamiento ideológico, sino por esto que digo de las estadísticas. A más público, más idiotas.

La ‘profesionalización’, según Jorge Dioni, es un eufemismo para decir ‘privatizar’, o ‘capitalizar’; el efecto colateral es el aumento de capital disponible en el mercado; es decir, más pastel para repartir. La fiebre del oro de la música urbana. Todos quieren ser Gloosito. Spoiler: nadie puede ser Gloosito, pero la trampa está ahí. Nos hemos dejado llevar por los éxitos efervescentes y las carreras de proyección galáctica.

Ya no estaba solamente el flipao’ que aspiraba a jugar en Primera División, ahora también hay Josemigueles y Juanantonios que de verdad creen que van a triunfar en la música sin tener ningún tipo de talento. Prueba de ello es la proliferación de anuncios en redes sociales. "¿Quieres aprender a producir exitazos?", "¿Quieres escribir letras de rap profesionales?". ¿Conocéis a Tomás Segura? Buscadlo en Google. Es un tipo con diez oyentes mensuales en Spotify que asegura que hará de ti poco menos que un Prodigy de Ciudad Real. ¿Morirá de éxito el rap? Recordemos al Cruzzi. A veces Dios te castiga dándote lo que deseas.

https://www.youtube.com/watch?v=2CUarjXPxwY

El rap no es un género anti-stablishment. No compremos el marco discursivo de la derecha: el rap es música de izquierdas. Punto. No hay debates, no hay peros, no existe ninguna discusión posible. Si el mundo fuese un lugar justo e igual para todos, ¿El rap pregonaría lo contrario? ¿Defendería la tiranía por encima del bien común si ese fuese el stablishment? ¿Si le pongo un boombap a un discurso de Abascal lo podemos llamar rap también? ¿Conoció realmente Kase O al espíritu de las plantas? Es más: ¿Es Javier Ibarra el Miguel Bosé del spanish rap game? Demasiadas preguntas, y todas tienen la misma respuesta: no. Excepto lo de Miguel Bosé. Lo de Miguel Bosé es verdad.

Los coqueteos de Kanye con los supremacistas blancos, Prok diciendo que quiere invertir en pisos turísticos en su propio barrio, la Mala Rodríguez convertida en la Muy Mala Rodríguez. Tantos otros. No son actitudes que debamos tolerar, ya no como audiencia, como público. La cultura es de todos, es inclusiva, jamás ataca al oprimido. Imagina a un cantaor de flamenco escribiendo letras contra el pueblo gitano. No tenemos que aceptar estos cambios como algo inevitable. No debemos permitir que ganen la batalla cultural, porque quien domina la cultura, domina el mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=zHhXDF4H-S4

Cuando Andrea Levy dijo "Aquí somos más de Yung Beef", Yung Beef le contestó: "Pues yo creo que Yung Beef te vaciaría un cargador en la pierna si pudiera". No aceptéis menos que esto. Hip Hop es Percless hablando de irse a varear olivos a las 5 de la mañana. Es Piezas dejándose los lomos por sacar adelante a su familia, pese a sus intereses musicales. Es Dano retratando Lavapiés. El rap es el puto Saske, no el Santaflow de los cojones.